pixel
Maridaje con vinos rosadosMaridaje con vinos rosados
COMPARTIR

28 de julio de 2022

 

El mejor maridaje con vinos rosados

 

Federico Oldenburg, periodista especialista en gastronomía y vinos

 

Los vinos rosados tienen una dimensión mucho más rica, compleja y variopinta de la generalmente se les atribuye. Porque si bien es verdad que hasta hace unos pocos años –salvo excepciones– el origen del vino de esta tipología respondía, al menos en España, a un modelo uniforme y ramplón, que apuntaba a un color estridente como argumento de marketing, aromas artificiosos de caramelo de fresa, y un paso fugaz por la boca, con acidez desmedida y regusto dulzón, hoy afortunadamente los rosados de este país han dado un evidente salto cualitativo que les ha convertido en objeto de deseo de winelovers y enómanos expertos.

 

La revolución de los vinos rosados españoles trasciende con mucho el impulso efímero de una mera tendencia y tiene un fundamento mucho más sólido: el cambio de perspectiva que han adoptado las bodegas de las diversas regiones vinícolas vernáculas, que han abandonado la costumbre de destinar para esta tipología los peores racimos de la vendimia para apostar por viñedos específicos, variedades adecuadas, vinificaciones precisas e incluso una diversidad de elaboraciones que ha ampliado el panorama de los vinos rosados para dar lugar a un espectro fascinante en el que conviven vinos más sutiles y rotundos, joviales y maduros, fermentados en barrica y destinados a la guarda, vinos dulces, secos, macerados, vinos espumosos y ¡lo que pida el cuerpo!

 

Los vinos rosados son más diversos de lo que se cree y en España han experimentado un gran salto de calidad en los últimos años.

¿Con que maridar vino rosado?

Esta diversidad, no cabe duda, multiplica la versatilidad de los vinos rosados en el campo de las armonías enogastronómicas. Donde esta tipología tiene un amplio campo de posibilidades, ya que los rosados comparten cualidades con los vinos blancos –acidez, frescura, apuntes cítricos– y también con los vinos tintos –recuerdos de frutas rojas, tonos florales–, y adquieren gran complejidad cuando maduran unos años en la botella. Por tanto, son un gran recurso a la hora de afrontar el maridaje de vinos rosados con numerosos alimentos y cocinas. Aunque no todos los rosados se adaptan a cualquier tipo de cocina, algunos vinos de esta tipología pueden armonizar con las gastronomías especiadas orientales, platos picantes mexicanos e incluso un maridaje de vinos y quesos azules. Todo un desafío para la mayor parte de los vinos.

 

Una de las grandes virtudes de los vinos rosados es su gran versatilidad para maridar con múltiples alimentos y una amplia variedad de gastronomías.

Las claves del maridaje con vinos rosados

En la oferta de 15 Bodegas, hay una amplia oferta de vinos rosados de calidad que sugerimos maridar con distintos alimentos y platos específicos. La forma perfecta de cómo catar un vino armonizado con los mejores platos.

 

Una de las más recientes novedades es Abadia de Ploblet Rosado, un rosado que busca la interpretación del terruño del que procede, a través de la selección de dos variedades: las viejas garnachas que cultivaban los monjes en los viñedos del monasterio de Poblet y la trepat de viñas viejas  que se vendimia en altura, en las cotas más elevadas de la Conca de Barberà. Por su tipicidad, delicada acidez y sutiles apuntes de fruta roja fresca, es un vino ideal para el maridaje con vinos rosados para acompañar carpaccios de ternera y pescados azules en crudo, como sushis y sashimis de atún rojo.

 

También es novedad Nobles i Guillotines Rosado, un rosado muy singular ya que se trata de un vino espumoso elaborado siguiendo el método ancestral, por lo que integra la tendencia en boga de los Pet-Nat (Pétillant-Naturel), sometidos a una segunda fermentación espontánea en la botella tras una primera en depósito que hoy causan furor en todo el mundo. Sin adición de azúcar, sulfitos, ni crianza sobre lías, estos alegres vinos burbujeantes –cuya tradición es anterior incluso a la del champagne– conservan la frescura de la fruta y tienen la chispa que siempre aporta el gas carbónico, que se mantiene gracias al característico tapón corona. En concreto, este Pet-Nat de perfil mediterráneo, es ideal para un maridaje de vinos rosados para disfrutar con ensaladas, cocas y pizzas, además de resultar un perfecto vino de aperitivo.

 

También tiene un carácter nítidamente mediterráneo Brunus Rosé, que exprime la expresión más fragante y jovial de las garnachas que crecen en los viñedos de la comarca del Montsant. Un vino sabroso, fresco y con buen recorrido en la mesa gastronómica, muy adecuado para un maridaje con vinos rosados para acompañar carnes blancas, arroces, cous-cous e incluso quesos en la sobremesa. Podría decirse que son algunos de los mejores vinos para regalar.

 

Acompañar vino rosado con comidaAcompañar vino rosado con comida
Qué comer con vino rosadoQué comer con vino rosado

Maridaje con rosados de cabernet y otras variedades

De otra región vinícola catalana, vinos Costers del Segre, proceden los dos rosados que presenta Raimat, Raimat Clamor Rosado y Raimat Abadia Rosado Ecológico. El primero nace de un assemblage de cabernet sauvignon y merlot y es un rosé de perfil más clásico, engalanado en sutiles notas de frutos rojos y con una delicada acidez, idóneo para el maridaje con vinos rosados para platos de pasta e incluso arroces secos, como la popular paella. El segundo asocia cabernet sauvignon y tempranillo de cultivo orgánico y tiene un perfil más intenso, por lo que resulta quizás más versátil en la mesa: se adapta al maridaje con vinos rosados para la degustación de pescados azules, aves de caza (perdiz, faisán, pichón), carnes blancas... además de arroces y pastas.

 

Sin salir de Cataluña, la pinot noir también ofrece un rosado de perfil sutil en Viñas de Anna Pinot Noir, que con sus finos matices de fresa, cerezas y frambuesa sugiere armonías delicadas para el maridaje con vinos rosados con platos elaborados a partir de legumbres y pescados con salsas ligeras.

 

Maridaje con rosados de rioja y tempranillo

Ya en otras regiones de España, el panorama de los rosados se ve enriquecido con vinos de perfiles diversos. En Rioja, por ejemplo, Bodegas Bilbaínas presenta el Viña Pomal Rosado, donde la tradicional garnacha tinta realiza un contrapunto con una variedad blanca autóctona de ese histórico viñedo, la viura, para delinear un carácter muy singular, capaz de seducir tanto a los amantes de los vinos clásicos como a los seguidores de las nuevas tendencias y novedades en vinos. Rosé diferente, es perfecto para medirse con los mejores crustáceos, como cigalas, langostas, centollos y bogavantes.

 

La tempranillo, por su parte, protagoniza –en compañía de la cabernet sauvignon– el Nuviana Rosado, un vino joven de notable carácter que afronta sin riesgo platos de sabor intenso, como guisos de bacalao, arroces marineros y embutidos. Incluso es idóneo para el maridaje con vinos rosados de algún plato picante, como unos tacos mexicanos aderezados con chile.

 

En la Ribera del Duero, la bodega Legaris acaba de lanzar al mercado dos nuevos vinos rosados: Legaris Rosado, 100% tinto fino, es un vino muy versátil que combina perfectamente con el maridaje perfecto de tapas, platos frescos, ensaladas y pasta. Y un rosado de altura en su colección de Vinos de Pueblo, Olmedillo de Roa Rosado, una elaboración del vino rosado con las variedades autóctonas tinto fino y albillo, es un vino que sorprendentemente ganará en los próximos 2-3 años, y funciona muy bien para el maridaje con vinos rosados con carnes blancas, pasta y marisco.

 

Valgan todos ejemplos para abrir boca y dar fe de la versatilidad de una tipología que ofrece muchas más alternativas en la mesa de las que se le suponen.

 

Con qué acompañar vinos rosadosCon qué acompañar vinos rosados
Maridaje de vinos rosadosMaridaje de vinos rosados
Maridar vino rosadoMaridar vino rosado
Catar vino rosadoCatar vino rosado

 

 

 

 

Los mejores vinos rosados para maridar