pixel
COMPARTIR

Vinos Ribera del Duero recomendados: ¿cuál compro?

Revisando la nutrida oferta de vinos que ofrece actualmente la Ribera del Duero –tan solo la bodega Legaris presenta un abanico de 7 referencias del mismo origen–, quién diría que hace apenas cuarenta años la D.O. estaba dando sus primeros pasos.

 

Fue en 1982 cuando un pequeño grupo de bodegas se alió para sentar las bases de la Denominación de Origen e impulsó la producción de tintos de calidad a partir de un tesoro oculto en aquellas tierras castellanas: las viñas viejas de tinto fino, que así se denomina en el Duero a la variedad tempranillo. Hasta entonces, el prestigio de los tintos de la zona solo había correspondido a Vega Sicilia, sin duda la bodega histórica más célebre de España.  

 

Pero cuando los nuevos viticultores de la recién estrenada D.O. Ribera del Duero estrenaron su producción y los gurús del vino dieron su beneplácito a unos tintos concentrados y suculentos, que rompían con el modelo riojano –que hasta entonces había sido el arquetipo del del tinto español de calidad–, los mercados respondieron con entusiasmo y la Ribera del Duero se convirtió en un nuevo El Dorado: de la noche a la mañana, la región se pobló de enólogos, empresarios y nuevos inversores.

La gran diversidad de terruños de la Ribera del Duero ofrece un gran abanico de vinos distintos a la hora de escoger el más adecuado para cada ocasión.

Identidad vinícola

Hoy la "fiebre del oro" ha remitido y se viven tiempos más sosegados en este ancestral territorio vinícola, que ocupa una franja de 115 kilómetros de longitud por 35 de anchura, siguiendo la cuenca del río Duero a través de cuatro provincias: Soria, Burgos, Segovia y Valladolid. La calma permite apreciar con mejor perspectiva el enorme valor patrimonial que posee esta tierra desde un punto de vista vinícola: de las 24.157 hectáreas de viñedo que comprende la D.O., aproximadamente 2.000 corresponden a viñas viejas. Un auténtico tesoro que no luce siquiera un país líder en la viticultura mundial como Francia (donde se ha extendido la reproducción de clones desde la epidemia de filoxera de finales del siglo XIX) y que resulta fundamental para preservar la identidad vinícola en tiempos de globalización.  

 

Viticultura de calidad

Amén del valor patrimonial de estas viejas viñas, la Ribera del Duero está bendecida por condiciones de clima, suelo y altitudes idóneas para el desarrollo de una viticultura de calidad.

 

Las cepas se arraigan en suelos formados por capas de arenas limosas o arcillosas, con alternancia de capas calizas y concreciones calcáreas, a una altitud de 720 y 1.100 metros sobre el nivel del mar. El clima, de carácter continental, es extremo, con veranos secos, inviernos largos y rigurosos, lluvias escasas (400-500 promedio mm/año) y una gran oscilación térmica (de -20º a 42º C). Todo ello favorece a una maduración lenta y tardía de la uva, que se vendimia en racimos con granos pequeños de piel gruesa y magnífico estado sanitario.

 

La gama de Legaris, bodega referente en la D.O. Ribera del Duero, permite escoger entre vinos añejados según las categorías tradicionales (roble, crianza, reserva), un original vino de autor, una premiada colección de Vinos de Pueblo y una exclusiva cuvée que solo se elabora en cosechas excepcionales.

Diversidad en la Ribera del Duero

Ahora bien, la rica diversidad que ofrece la Ribera del Duero, con su multiplicidad de terruños, cada uno de los cuales es capaz de revelar una expresión distinta a través de parcelas que se distinguen por la composición de sus suelos, exposición, altitud e incluso la edad de las cepas, es un valor que conviene tener en cuenta a la hora de comprar un vino de esta D.O.

 

No todos los riberas son iguales. Y esto no refiere solamente al precio. Hay vinos que resumen la producción de varios viñedos, así como vinos de pueblo, elaborados con las uvas un único pago. Otro factor diferenciador es el proceso y tiempo de añejamiento, que –en algunos casos– determina las categorías establecidas por el Consejo Regulador de la D.O. para los vinos tintos: Joven, Roble, Crianza, Reserva y Gran Reserva.

 

La gama de Legaris

Para contribuir a resolver las dudas en el momento de la selección y compra del vino de la Ribera del Duero más adecuado para cada momento, aquí vamos a ayudar a distinguirlos y elegir la mejor alternativa, con el ejemplo de la gama de Legaris, bodega de referencia en la D.O.:

 

Por tiempo de crianza en barrica

Respondiendo a la clasificación más ortodoxa de las regiones productoras tradicionales españolas de vinos tintos, Legaris cuenta en su gama con tres referencias cuyo carácter está bien definido por el tiempo de añejamiento en barrica. Legaris Roble 2019 es el que ha tenido un contacto más breve con la madera (3 meses en barrica de roble americano), preservando aún el cariz goloso y fragante de la fruta con un sutil toque avainillado, por lo que resulta ideal para acompañar pastas y carnes blancas.

 

 

Legaris Crianza 2018, añejado 12 meses en barricas de roble francés y americano, incorpora un porcentaje de cabernet sauvignon al tradicional tinto fino típica del Duero, lo que aporta complejidad y elegancia al conjunto. Es el tinto perfecto para tomar con guisos de carne y platos de cuchara en general.

 

El más clásico de esta línea y el que armoniza a la perfección con el plato tradicional de su terruño de origen –el lechazo castellano– es Legaris Reserva 2016, que se obtiene de una selección de las mejores viñas de tinto fino y se cría durante 20 meses en barricas de 10 tonelerías diferentes. Posteriormente reposa durante 24 meses en botella antes de salir al mercado. Es un vino para grandes ocasiones.

 

El vino de autor

Rompiendo con los modelos habituales en la Ribera del Duero, Legaris concibió como estandarte de su bodega un vino que no es un genérico de entrada de gama ni una cuvée de pago concebida para lucir en concursos y guías, sino algo mucho más singular e interesante: a partir de los mejores páramos de la Ribera del Duero (Moradillo de Roa, Peñafiel y Pesquera del Duero) dio a luz un vino de autor, de corte moderno y edición limitada. Páramos de Legaris 2017, criado 9 meses en barricas de roble francés y americano, tiene un perfil maduro, sedoso y equilibrado, con nítida presencia de fruta roja, que armoniza a la perfección con carnes rojas y las buenas conversaciones.

 

 

Vinos de Pueblo

Con su colección de Vinos de Pueblo, Legaris ha puesto en foco la diversidad que atesora la Ribera del Duero a través de pequeños pueblos, cada uno de los cuales brinda el nombre a un vino singular. Aunque todos están elaborados a partir de la misma variedad, tinto fino (tempranillo), el contraste de los distintos suelos, entornos y microclimas da lugar a vinos con perfiles muy diferenciados, como estos tres:

 

Legaris Alcubilla de Avellaneda 2017 es una pequeña joya de la Ribera del Duero soriana, que tiene su origen en un viñedo situado a 926 metros de altitud. Elegante, fresco y floral, sorprende y seduce por su singularidad y clase. Entre su largo palmarés destaca el premio al Mejor Tinto Español de 2016 por The International Wine Challenge.

 

Legaris Moradillo de Roa 2017 proviene de un único viñedo singular de 20 años situado a 973 metros, del que nace un tinto fino con carácter, mineral, concentrado y con gran cuerpo. Un gran vino que fue considerado nada menos que el Mejor Vino Tinto Español en el 2016 en el certamen International Wine Challenge.

 

Legaris Peñaranda de Duero 2017 es el último Vino de Pueblo que ha salido al mercado, procede de tres pequeños viñedos de más de 70 años situados entre 898 y 903 metros de altura. Es un vino singular, fino, fresco y equilibrado, en el que destacan aromas a fruta roja madura. Se le augura un buen futuro para consumirlo en los próximos años.

 

La cuvée excepcional

Finalmente, para ocasiones señaladas, celebraciones bien merecidas, cumbres gastronómicas en petit comité o un arrebato de capricho hedonista –que también los hay–, Legaris cuenta también en su gama con un vino concebido bajo criterios de calidad extraordinarios: Calmo Legaris 2015. Elaborado con la vocación de interpretar con la mayor excelencia la tinto fino de la Ribera del Duero, este vino únicamente se produce en cosechas excepcionales, cuando las uvas de cuatro zonas geográficas ofrecen una calidad suprema.