pixel
COMPARTIR

¿Cuál es la temperatura para servir cada vino?

Aunque no siempre se tenga en cuenta, la temperatura del vino es uno de los factores que cobra mayor importancia a la hora de disfrutar al máximo de su sabor, así como del resto de sus cualidades y propiedades. No seguir las recomendaciones que ofrecen los expertos puede llegar a empañar una experiencia llamada a ser verdaderamente placentera.

 

Si dudas a la hora de servir cualquier botella o crees que hay una temperatura acorde para todos los tipos, este post es para ti. Ha llegado la hora de que despejes tus dudas. La próxima vez que descorches un vino lo harás a la temperatura correcta. ¡No te equivocarás!

 

Elegir la temperatura a la que debe servirse cada vino no es algo aleatorio ni fruto de un capricho.

La temperatura del vino ideal en cada caso

Elegir la temperatura a la que debe servirse cada vino no es algo aleatorio ni fruto de un capricho. Tampoco depende de gustos personales ni del calor o el frío que pueda registrarse en tu ciudad. No caigas en el error de meter la botella que preveas abrir en el frigorífico la víspera para que esté bien fría porque no siempre acertarás.

 

Te desvelamos cuál es la temperatura idónea dependiendo del vino que desees llevar a tu mesa y cómo lograrla.

 

La temperatura del vino juega un papel clave para una cata de forma óptima.

Vino espumoso

Si te decantas por un vino espumoso, como el cava, el champán, de aguja u otro similar, procura que en el momento que vayas a servirlo ronde los 7 grados centígrados de temperatura. Será el modo idóneo de celebrar tus mejores brindis.

 

Vino blanco dulce

Este vino, perfecto para acompañar los postres o para servirlo durante una merienda, requiere de una temperatura de 8 a 11 grados centígrados. Solo cuando esté bien fresco se percibirá mejor su juventud y ese sabor frutal que caracteriza, por ejemplo, al moscatel, los pedro ximénez o el blanco Bach Extrísimo Semidulce Blanco 2019, elaborado a partir de xarel·lo y macabeo. También aumentará la sensación de dulzor, al tiempo que mitigará su acidez característica.

 

Vino blanco joven seco

Opta por servir los blancos jóvenes secos, como podría ser el Viña Pomal Blanco 2020, a una temperatura que oscile entre los 7 y los 10 grados centígrados, como máximo. ¿Por qué fríos? Porque es el modo de potenciar su sabor frutal y sus aromas más primarios, con notas refrescantes, al tiempo que se evita que destaque sobremanera el alcohol.

 

Vino blanco con crianza

De 10 a 12 grados centígrados. Ese es el tramo en el que debe situarse la temperatura de cualquier vino blanco con crianza, como el Abadia de Poblet Blanco 2017, en el momento en el que vayas a disfrutarlo. Te permitirá descubrir con mayor facilidad esos aromas ligados a las lías y a la crianza que te seducirán.

Vino blanco fermentado en barrica

Los 12 grados centígrados son los recomendables a la hora de servir el vino blanco fermentado en barrica, como el Santbru Blanc 2018, al que caracteriza su untuosidad. Disfrutarás de ese olor que te recordará a la mantequilla, resultado de la fermentación maloláctica. También de su estructura.

 

Vino rosado

Al igual que en el caso anterior, los rosados son los mejores aliados del frío. Por ello, lo mejor es que se sirvan entre los 6 y los 10 grados centígrados. Tú eliges dentro de ese rango, la temperatura que te seduzca. Vinos como el Viña Pomal Rosado 2020 o el Brunus Rosé 2019 te acompañarán a la perfección a pescados, ensaladas y pastas, entre otros platos.

 

Vino tinto joven

El frío es el mejor compañero de los vinos tintos más jóvenes, como el Vol d’Ànima de Raimat Tinto Ecológico 2019, puesto que contienen menos taninos y contribuye a disminuir la sensación alcohólica a la que pueda dar lugar. Su temperatura ideal sería de entre 12 y 14 grados centígrados e incluso, ligeramente inferior.

 

Vino tinto crianza

A diferencia de los tintos jóvenes, los crianza tienen una carga de taninos media y un nivel de acidez que se ha reducido. No requieren del frío para que puedan ser disfrutados al máximo. Bastará con servirlos a 15 grados centígrados para que seas consciente de la profundidad aromática de la que gozan y de todas sus notas. Es el caso de vinos como el Viña Pomal Crianza 2017 o el Legaris Roble 2019.

 

Vino tinto reserva y gran reserva

La temperatura aconsejada aumenta con respecto a los otros tintos y en este caso, alcanza los 17 grados centígrados. Es la idónea para el vino tinto reserva y gran reserva, como pueden ser el Scala Dei Prior 2017 o La Vicalanda Gran Reserva 2015. Recuerda que, como norma general, a mayor edad de un vino mayor temperatura soporta y a la inversa.

 

Vino generoso

El vino considerado generoso, como el Jerez o el Oporto, entre otros, requieren de una temperatura de 11 grados centígrados para ser disfrutados como merecen. Dentro de los Vinos de Jerez, el Pale Cream puede bajar a los 10 grados centígrados, por su parte, el amontillado admite subir hasta los 14.

 

¿Cómo enfriar un vino?

Pese a que tengas la tentación de meterlo en el congelador durante unos minutos para enfriarlo de forma rápida, te recomendamos que no lo hagas. Los cambios bruscos de temperatura pueden dañar al vino y ya no lo podrás disfrutar con todo su potencial.

 

Para que eso no ocurra, tienes la posibilidad de atemperarlo introduciéndolo en una cubitera en la que previamente hayas vertido agua y hielo a partes iguales. Se enfriará sin verse afectado. Puedes recurrir a los diversos diseños de los que dispone 15 Bodegas. Ese es el caso de la cubitera transparente Viña Pomal, que puede contener hasta 6 botellas, la cubitera Ars Collecta, que tiene capacidad para hasta 4 botellas, o la cubitera Anna de Codorníu. Si solo dispones de una botella, puedes optar por la cubitera Viñas de Anna.

 

El tiempo que cada tipo de vino deba permanecer en ella variará. Estos son los vinos y los minutos que requieren en una cubitera:

 

—Vino espumoso: 15 minutos.

—Vino blanco dulce: 14 minutos.

—Vino blanco joven seco: 12 minutos.

—Vino blanco fermentado en barrica: 10 minutos.

—Vino blanco con crianza: 8 minutos.

—Vino rosado: 12 minutos.

—Vino tinto joven: 13 minutos

—Vino tinto crianza: 8 minutos.

—Vino tinto reserva y gran reserva: 5 minutos.

—Vino generoso: 11 minutos.

 

Como has tenido ocasión de conocer, la temperatura del vino juega un papel clave para que puedas llevar a cabo su cata de forma óptima. La próxima vez que vayas a disfrutar de un vino, sea del tipo que sea, no olvides tener en cuenta los conocimientos que hemos compartido contigo en esta entrada. ¿Tienes todo lo que necesitas? No te preocupes, en nuestra tienda online encontrarás una gran variedad de vinos excelentes y cubiteras para mantenerlos en su temperatura ideal y disfrutarlos al máximo. ¡Entra y descúbrelo!

 

 

 

Nuestros vinos no te dejarán frío